Consejos / Historias / Humildad / Post / Realidad / Sabiduría

La vida nos ofrece oportunidades y nuestro propio cerebro nos sabotea.

“Ya no somos los que éramos antes”.

En la actualidad sabemos más y tenemos mucha más experiencia, pero no podemos seguir bajo este patrón por la vida. No podemos dejar que nuestras experiencias controlen nuestro presente y condicionen nuestro futuro.

Doy por sentado que todos tenemos aspectos de nuestra vida en los que nos gustaría cambiar y mejorar, queremos progresar en lo profesional, personal, en nuestra vida personal o relaciones. Pero tenemos un cerebro que constantemente nos manda esa orden de alerta, un alto que nos sabotea constantemente nuestros propósitos. Obligándonos a abandonar las oportunidades que nos ofrece la vida, destruimos tan rápidamente todos nuestros propósitos por la simple razón de que no saldrá bien, o que no somos válidos o peor aún que no lo merecemos.

Este primitivo cerebro en su intento de protegernos rebusca en nuestro pasado y encuentra las malas experiencias. – Su inagotable fuente de energía la utiliza de forma muy creativa y negativa contra nosotros proyectándonos lo más catastrófico, no vaya a ser que fracasemos y tengamos una nueva desilusión. – La consecuencia son los miedos y temores al fracaso, hacen que inmediatamente abandonamos todos nuestros proyectos.

Tan solo son pensamientos sostenidos en supuestos resultados y expectativas negativas, no en realidades.

En este punto, es muy importante detectar y reconocer que nuestro cerebro en vez de protegernos, nos roba nuestros sueños y mata nuestras ilusiones.

 

 

Siento decir que nadie se salva de sentirnos con miedos, con imperfecciones, con dudas, incertidumbre o la misma sensación de sentirnos defectuosos, es algo que en mayor o menor medida todos sentimos. Está claro que eso no es motivo de sentirnos menos y permitir que nuestro cerebro boicotee nuestras oportunidades y media vida.

Con este razonamiento ya tienes una clave importante para dejar de vivir desde el pasado, desde antiguas experiencias. Esa inmadurez emocional tenemos que dejarla atrás y enfrentarnos a nuestro presente y sobretodo con nuestra propia mente que nos vive aterrorizando.

Piensa que el miedo al fracaso provoca el fracaso, ahora tenemos todas las de ganar y cada vez que aparezcan esos temores, ese miedo producido por nuestro cerebro debemos bloquearlo y no permitir que paralice nuestros propósitos.

Debemos declararnos dignos y merecedores a pesar de los posibles fracasos; porque no nos definen los resultados, sino nuestras acciones, nuestra dignidad, nuestro comportamiento, nuestro coraje, nuestra forma de enfrentarnos al destino a pesar de los miedos.

Es hora de vivir en el presente con la determinación de quien ya no tiene nada que perder y todo que ganar.

Ánimos!

Déjame tu comentario

Tu email no será publicado. rellena los campos obligatorios *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
English Español